Gula

– ¿Por qué está acá?

– Por un huevo.

– ¿Por un huevo?

– Sí.

– Yo estuve en muchos lugares como este, y compartí habitaciones con muchos hombres, y a todos les hice la misma pregunta y ninguno dio esa respuesta.

– Pasa que yo hice una promesa.

– ¿De qué tipo?

– Prometí no comer huevos de pascuas por tres años.

– ¿A cambio de qué?

– De que me bajara la diabetes.

– Ah, entonces estaba obligado a no comer, aunque no prometiera.

– Si, pero antes era lo único que me permitía durante el año.

– La verdad que todavía no entiendo cómo por hambre y por una promesa boluda usted terminó acá.

– Pasa que la promesa la hice en enero del ´86.

– ¿Y?

– Y que cuando terminaron los tres años era enero del ´89.

– ¿Y?

– Y quien puta iba a tener huevos de pascuas en enero.

– ¿Y?

– ¿Qué parte no entiende? Entré al almacén del viejo González y cuando le dije que quería un huevito de pascua se me cagó de risa el gallego de mierda, y encima dijo: “Este está loco, con los quilombos que hay quiere huevo de pascua en enero”.

– ¿Y?

– ¿Cómo y…? Me puse loco, le rompí todo, le tiré las estanterías al carajo y cuando quiso decir algo le metí un tiro en el medio del pecho. Cayó seco el gallego, como 75 años tenía.

–   Ah, mire usted, así que está acá por un huevo. Esa sí que no la tenía.

Anuncios

2 comentarios en “Gula

Hablemos como en casa, a calzón quitado. Comentá lo que quieras.

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s