Reflexiones sobre la lengua y su ligereza

Buenas noches, bienvenidos nuevamente a nuestro programa. Hoy los invito a reflexionar un poco sobre la importancia del lenguaje y la ligereza, o el descuido, con que muchas veces hablamos.

 

¿Quién no ha dicho alguna vez “no hay nada más feo que…”? ¿Y alguien se ha puesto a pensar con qué ligereza solemos decir dicha frase o dicha expresión?

Les voy a dar algunos ejemplos y les voy a pedir disculpas por mi vulgaridad.

 

Una vez en una cola de un banco escuché que un señor le decía a un amigo: “No hay nada más feo que te pique el culo”. Repito, disculpen mi vulgaridad, yo sería incapaz de reproducir una frase tan baja, pero es el ejemplo perfecto que necesito para mostrar la ligereza con que decimos ciertas cosas. Digo esto porque seguramente ese hombre no pensó que más feo que eso es que pique y uno no pueda rascarse. Porque admito que a mí, como creo que a cada uno de ustedes, alguna vez me ha picado y he debido disimular.

Le doy ejemplos de algunas situaciones en las que las cosas se ponen más feas que con la simple picadura. Imaginen si eso les ocurre en misa, o comiendo con sus futuros suegros, o mientras es interrogado por una profesora, o durante una reunión empresarial o mientras da un discurso frente a cientos de personas. Claro está que el peor de los casos es en aquel en que uno no tiene manos. Me gustaría ver al hombre que dijo dicha frase sin poder usar las manos para salir de semejante aprieto. O me gustaría verlo disfrazado de boxeador. Muchas veces me he preguntado como hace un boxeador si en el medio de un combate pugilístico siente un cosquilleo en su raya trasera. Piense usted que no sólo debe evitar las miradas del público, sino que debe tratar de rascarse con un guante que impide a sus dedos llegar a cualquier rincón y todo eso mientras esquiva uppercuts y rectos a la mandíbula.

Los dejo con ese último ejemplo para que ustedes reflexionen y me voy a una pausa y luego cambiaremos de tema.

 

Ahora hablemos de algo menos vulgar, pero no menos común.

A muchos de ustedes debe haberle sucedido en alguna oportunidad agarrarse un dedo con la puerta del auto, y seguramente que cuando se lo comentó a un amigo este le respondió: “Uh, no hay nada más feo que agarrarse un dedo con la puerta del auto”. A aquel que haya pasado por dicha situación yo le voy a demostrar cuan equivocado estaba su amigo.

 

Suponga usted que se agarra la cabeza, que usted tiene la cabeza contra el marco de la puerta, está mirando para adentro buscando algo y por alguna razón, que no viene al caso, la puerta se cierra dando su filo contra su cien. Imagínese mirando y de pronto ¡PAF!, un portazo en la cabeza, ¿no cree usted que sería peor que en el dedo? Y los hombres podrán responder las siguientes preguntas que les hago. ¿No sería más feo agarrarse un… testículo? O ¿no sería más feo apretujarse la punta de la… del pene?

¿Y qué pasaría si nos agarramos un dedo del pie? Yo creo que sería por lo menos tan feo y doloroso como uno de la mano. ¿No cree usted? Debo reconocer que sería casi inexplicable que alguien se agarre alguna de las partes intimas o un dedo del pie. Pero, y ya terminando esta serie de reflexiones, ¿qué pasaría si no nos agarramos sólo un dedo sino todos y cada uno de los dedos de la mano? La suma de los dolores individuales de cada dedo, es decir el dolor colectivo, ¿no sería peor que el dolor de un solo dedo?

 

Los dejo con una última reflexión antes de despedirme hasta la próxima semana.

Hace poco me escuché diciendo: “No hay nada más feo que tu mujer te deje por otro”, pero pronto caí en mi error. Ahora puedo decir que hay algo más feo, que tu mujer se quede en tu casa con el otro.

 

Muchas gracias por sintonizarnos, nos vemos en siete días y continuaremos reflexionando juntos sobre aquellos aspectos de la vida que nos inquieta. Chau, hasta la próxima.

Anuncios

Hablemos como en casa, a calzón quitado. Comentá lo que quieras.

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s