El bicho de la paz

paloma malaLos presagios fueron muchos y notorios. Todo empezó cuando la paloma me cagó sobre el hombro cuando volvía del trabajo. Eso fue lo que motivó que caminara enojado y rápidamente hacia mi departamento. Al llegar a la esquina me encontré con un grupo de gauchos que andaban desfilando para la plaza, para ir al acto de la fiesta patria.

Enojado como estaba, esperé que pasaran, pero cuando habían pasado la mitad, más o menos, me puse rojo de bronca y dije: -Vayan a hinchar los huevos al campo, gringos de mierda-, pensando que nadie me escucharía entre el retumbar de las herraduras, pero uno de los jinetes me escuchó y me surtió un rebencazo que me cruzó la cara dejando una marca que me va a acompañar durante toda esta eternidad, y después me gritó: -Callate, maricón de pueblo-.

 

Después de varios minutos pude cruzar la avenida y llegué a mi departamento. Abrí la puerta y la cerré con un fuerte empujón. Me saqué la remera, tratando que la mierda de la paloma no tocara la cara, pero no presté atención y terminé poniendo toda la palma de la mano sobre la mancha. Re-puteando me saqué la remera y fui hasta el baño a lavarme las manos. Después de hacerlo volví al comedor y vi que estaba todo el piso lleno de bosta de caballo. Inmediatamente miré las zapatillas que tenía puestas y vi que estaban totalmente verdes, a pesar de que eran blancas.

 

En la cocina comencé la tarea de sacarme el calzado tratando de mancharme lo menos posible. La primera zapatilla salió con facilidad. Era la derecha, que la saqué haciendo fuerza con el pie izquierdo. Pero la otra fue más difícil, ya que debía hacerlo con el pie derecho donde sólo tenía la media. Después de renegar un tiempo, comprendí que iba a tener que tocar esos cordones mugrientos y repletos de bosta.

 

Una vez desnudo, me percaté que las vecinas de enfrente me miraban por la ventana y se reían. Rojo de vergüenza corrí hasta el baño, donde resbalé con la alfombra del piso y casi caigo.

Cuando estuve estabilizado abrí la canilla y me senté en el inodoro a esperar que calentara el agua. Un par de minutos después puse mi mano bajo la ducha y me quemé desde la punta del dedito chico hasta el codo. Dedicando unos insultos al aire, me encaminé para la cocina donde tenía el calefón.  A medio camino me percaté que mis vecinas estaban todavía mirando por la ventana, así que volví a correr, para minimizar mi exposición. A la vuelta sabía que me estarían mirando, así que hice el camino lo más rápidamente posible, y aunque no podía escuchar sus risas, las podía sentir sobre mi nuca.

 

Otra vez en el baño, volví a abrir la canilla. El problema esta vez fue que no calentaba los suficiente, pero no deseaba pasar desnudo una vez más, así que decidí sufrir un poco de frío y bañarme rápido.

Mientras me bañaba pensé en lo que iba a tardar en limpiar la bosta del comedor (que había pisado descalzo en una de las corridas), y no sé cómo relacioné el trapo para limpiar el piso con el toallón, pero sé que recién en ese momento me di cuenta de que no había llevado nada para secarme. Creo que el baño duró menos de tres minutos. Me sacudí un poco como los perros, para sacarme un poco de agua y luego corrí hasta la pieza, siempre sintiéndome observado. Al tomar la curva para doblar en la puerta de la pieza perdí el equilibrio, tropecé con la cama y caí con la cabeza sobre la punta de la mesita de luz. Eso explica la segunda marca que me quedó en la cara.

Por eso estoy acá, Carlitos, ¿así que pensaste que había sido un accidente? No, nada que ver, fue por una paloma de mierda.

Anuncios

Hablemos como en casa, a calzón quitado. Comentá lo que quieras.

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s